Atrás

Hipotecar mi casa: ¿Cómo? ¿Para qué? ¿Es recomendable?

Hipotecar tu casa puede ser la mejor opción si quieres obtener liquidez, o si necesitas fondos para reformar tu vivienda o comprar una nueva. ¿Cómo hacerlo, con qué beneficios y a qué precio?

¿Cuáles son los riesgos de hipotecar mi casa?

Esta operación consiste en pedir dinero, a un banco o prestamista, con tu vivienda como garantía de pago. Por lo general, se hipoteca una casa cuando se quiere conseguir liquidez, para costear la reforma del propio inmueble o para comprar otra vivienda. Eso sí, el inmueble debe estar en tu propiedad, libre de cargas y a tu nombre.

Antes de entrar en el proceso, asegúrate de que puedes pagar las mensualidades, pues si no pagas las cuotas, puedes perder tanto la vivienda como otros bienes presentes y futuros, como el dinero de tus cuentas y parte de tu sueldo. Hipotecar tu vivienda pagada puede ser una solución o un problema en dependencia de tu situación personal.

Las ventajas de hipotecar mi vivienda

  • Será más fácil que te concedan un préstamo si pones una propiedad como garantía de pago.
  • Si tienes un buen perfil, el interés que se te aplique será menor que en un préstamo personal.
  • Los plazos de pago son flexibles, de entre 20 y 30 años.

Las desventajas de hipotecar mi vivienda

  • Si no pagas, puedes perder la propiedad. El banco, o prestamista, podrá embargar tu casa si dejas de pagar varias cuotas.
  • No podrás hipotecar tu casa si tienes alguna hipoteca pendiente. Tu propiedad debe estar libre de carga.
  • El interés será más alto que si contratas una hipoteca para comprar una casa.

¿Cuánto gastaré en hipotecar mi vivienda?

Para conseguir el préstamo, es posible que tengas que pagar comisiones de apertura o intermediación, normalmente están entre el 0,25% y el 2% sobre el total del crédito. Además, el pago de la tasación de la vivienda y la copia de la escritura de la propiedad están aproximadamente entre los 300 € y los 500 €.

¿Cuánto puedo obtener por hipotecar mi casa?

Por lo general, si hipotecas tu piso o tu casa, puedes obtener entre el 50% y el 60% del valor de la propiedad. Por ejemplo, si el inmueble está valorado en 150.000 €, puedes obtener un préstamo de entre 80.000 € y 90.000 € por ella. El dinero que recibirás dependerá de tu solvencia como solicitante y de las condiciones del banco o el prestamista.

¿Hipotecar mi residencia habitual para comprar otra?

Puedes hipotecar tu vivienda en propiedad para comprar otra casa, en ese caso, ambas viviendas conformarán la garantía del préstamo, la actual y la que comprarás. Las condiciones serán mejores. Podrás conseguir una financiación mayor a la normal, un plazo más largo y un mejor interés. Añadir otras garantías, como avales, reforzarán tu posición negociadora.

Puede ser tanto para una nueva vivienda habitual como para una segunda residencia.

¿Cuál es la mejor forma de hipotecar mi casa?

El proceso dependerá de si buscas hipotecar con una entidad bancaria o un prestamista. Los siguientes pasos son para el primero de los casos, sobre todo, si tu fin es reunificar deudas.

  1. Solicitud. Hacer una solicitud formal. Puedes hacerla directamente en una sucursal bancaria o vía internet. La institución a la que accedas precisará algunos datos. Necesitarás documentos como la nota simple de la vivienda, para demostrar que la vivienda es tuya y que está libre de cargas.
  2. Evaluación. Se evaluará la información proporcionada, tu historial crediticio, tus ingresos mensuales, la calificación del buró y sobre todo, la suma que te pueden prestar según el valor de la propiedad. Este proceso puedes repetirlo en más de una entidad para comparar las ofertas.
  3. Resultado. Cuando se realicen los cálculos, se te informará el total del préstamo, que incluye el monto y duración del mismo. Además de las mensualidades, los intereses y los seguros incluidos, también el CAT y la tasa de interés.

Si te satisface el resultado se realizará el contrato y se entregarán las escrituras al banco, que las conservará hasta que finalice el acuerdo. Recuerda verificar las condiciones, comisiones y penalizaciones del acuerdo antes de aceptar el trato.

¿Con quién puedo hipotecar mi casa?

Pocas entidades ofrecen este tipo de hipotecas, porque como suelen solicitarse para reunificar deudas, su posibilidad de impago es mayor. Aun así, tienes dos opciones.

  • Puedes pedirle el préstamo para hipotecar tu propiedad libre de cargas a un banco o a una
    entidad financiera. No es fácil de conseguir, pero el interés es más bajo que si recurres a otras opciones.
  • También puedes hipotecar tu casa con un prestamista o un intermediario financiero. Es más fácil, pero su interés suele ser más alto.

Hipotecar tu vivienda habitual es una decisión delicada y una de las más importantes en el ámbito financiero. Para no fallar, analice su caso a la luz de esta información.